septiembre 24, 2022

Dijara / Cuélebre

Dijara, tercer disco de Cuélebre

con Yhandros Huergo como axis mundi de un grupo que ha sufrido innumerables cambios desde su origen.

Nuevo folk ancestral ibérico con reminiscencias rituales.


MACHA STEBULO ANI BRUNKO KEBNO SINDO MACHA STEBULO ANI WIKTO STEBULO ANI SINDO URA, KWE SINDO BULATO KEBNO NANKEO STEBULO ANI WIKTO STEBULO ANI BRUNKO KEBNO SINDO MACHA STEBULO ANI AN-KOB-JE SIN EXS-BU WIRTH KWANI KROWO LABRO KWANI WAILI AUSOS BREITO ANKOBJE TRINS BREITO ANKOBJE TRINS

Caminando donde lleva el viento, recordando la maldición de Macha. La tierra y su olor recuerdos traerán. Caminando donde lleva el viento, olvidando la falsa verdad. Cuando el cuervo habla y el lobo escucha. El mensaje se pierde entre los árboles. Dos caminos se vislumbran ¿qué camino indicará el viento? ¿qué camino mostrará la tierra? Cuando el cuervo habla y el lobo escucha. El mensaje se pierde entre los árboles.



El disco completo en Bandcamp

septiembre 21, 2022

El tesoro de Sutton Hoo (Museo Británico)

 

El barco desapareció con el tiempo, pero dejó sus marcas sobre la tierra.

Vamos al Museo Británico, y subimos a la planta segunda, donde está el tesoro de Sutton Hoo, un enterramiento en barco del siglo VII. 

Es muy famoso el yelmo ceremonial, crestado y enmascarado, compuesto por una máscara facial, un protector posterior del cuello, carrilleras y paneles de bronce.

Como es muy similar a los yelmos encontrados en Suecia pertenecientes a la cultura vendel, la Suecia previquinga, se ha podido hacer una recreación que nos permite hacer una recreación que nos permite ver cómo debía lucir originariamente.

Se especula con que la persona enterrada en ese barco fuese el rey Regvaldo de Estanglia, muerto en el 625. De ser así el tal respaldo sería un miembro de la dinastía Wuffing, que se consideraban a sí mismos descendientes de Dios germánico Wotan, el equivalente al Odín de los vikingos.  

Y este rey sería el número 10 en la lista de esta estirpe humana de Wotan.

El tesoro se compone también de un escudo circular de 90 centímetros con un umbo, tiras metálicas y emblemas con las figuras de un ave de presa y un dragón; una espada con pomo de oro y granate.

En las vitrinas laterales podemos ver: Dos cuernos para beber, la reconstrucción de una lira sajona de seis cuerdas, que nos hace pensar en un rey músico, poeta y guerrero,  un caldero de bronce con dos asas anilladas y una cadena de hierro de tres metros y medio.

un cierre de bolso, hebillas y puntas de cinturón, sujeciones de armadura, una lujosa hebilla de oro, un cetro con la figura de un ciervo, platería mediterránea compuesta por distintos cuencos y cucharas de posible origen bizantino.



septiembre 18, 2022

La dama de Shalott


La dama de Shalott
 (The Lady of Shalott) es una de las obras más conocidas de John William Waterhouse. Fue pintada en 1888, exhibiéndose en 1894. Actualmente se haya en la Tate Britain de Londres.

Como pintor prerrafaelita, romántico y neoclásico, a Waterhouse le gustaba la temática de corte medievalista fantástico. El pintor realizó tres obras sobre el mismo tema, inspiradas en un poema de Tennyson, que forma parte de la antología clásica victoriana: "The Lady of Shalott" (1888), "Lady of Shalott. Looking for Lancelot" (1894), y "I am half sick of shadows, said the Lady of Shalott" (1915). 

Esta trilogía tiene relación con el tema artúrico. Concretamente, cuenta la historia de Elena, la dama de Shalott, que fue encerrada en una torre donde tejía noche y día. Un susurro le anunció que le aguardaba una horrible maldición si miraba en dirección a Camelot: aunque desconocía en qué consistía la maldición, seguía tejiendo sin parar. Nadie la conocía, ya que vivía encerrada; algunos campesinos creían oírla cantar por las mañanas, y se referían a ella como a un hada. Su contacto con el mundo era a través de un espejo, que reflejaba la ventana, y que le mostraba Camelot. Y justamente en las telas que tejía se reflejaba lo que ella veía a través de ese espejo, como las aventuras de los Caballeros de la Mesa Redonda.

Un día, a través del espejo, Elena vio a Lancelot y se enamoró de él. Dejó de coser y, sin poder evitarlo, miró hacia Camelot. En ese momento, el espejo se quebró, las telas salieron volando por la ventana y la maldición cayó sobre ella. Bajó de la torre y subió a una barca.

En la escena que pinta Waterhouse se ve a Elena en una barca, fluyendo en dirección a Camelot. Se nos muestra una muchacha indefensa, con una simple túnica blanca en lugar de la poderosa bruja con el elegante vestido que solía tener. Su aspecto es el de una mujer agotada y caída a su destino, a su muerte. Su mirada está ausente, y sus brazos abandonados en señal de rendición.

Si se observan los detalles, se ven las telas en la barca que ella misma había tejido, donde se narran las aventuras de los Caballeros de la Mesa Redonda, así como el amor que siente por Lancelot. También cobran importancia las velas, que se van apagando a medida que la dama avanza hacia su destino.

El paisaje inglés de fondo se reduce a trazos de color apagado y los juncos que aparecen en primer plano se muestran mediante simples pinceladas. La riqueza de color y los magníficos detalles sólo se utilizan para enfatizar la figura central. Waterhouse se concentra en la atmósfera y la decoración que tan bien ejemplifica "Lady of Shalott"; hay menos énfasis en el diseño, y más en la atmósfera.

Texto editado de la Wikipedia


Traducción española del poema de Tennyson

En negrita, el fragmento del poema relacionado con la pintura de Waterhouse.
I

A ambos lados del río se despliegan
sembrados de cebada y de centeno
que visten la meseta y el cielo tocan;
y corre junto al campo la calzada
que va hasta Camelot la de las torres;
y va la gente en idas y venidas,
donde los lirios crecen contemplando,
en torno de la isla de allí abajo, 
la isla de Shalott.
El sauce palidece, tiembla el álamo,
cae en sombras la brisa, y se estremec
esa ola que corre sin cesar
a orillas de la isla por el río
que fluye descendiendo a Camelot.
Cuatro muros y cuatro torres grises
dominan un lugar lleno de flores,
y en la isla silenciosa vive oculta 
la Dama de Shalott.
Junto al margen velado por los sauces
deslízanse tiradas las gabarras
por morosos caballos. Sin saludos,
pasa como volando la falúa,
con su vela de seda a Camelot:
mas, ¿quién la ha visto hacer un ademán
o la ha visto asomada a la ventana?
¿O es que es conocida en todo el reino, 
la Dama de Shalott?
Sólo al amanecer, los segadores
que siegan las espigas de cebada
escuchan la canción que trae el eco
del río que serpea, transparente,
y que va a Camelot la de las torres.
Y con la luna, el segador cansado,
que apila las gavillas en la tierra,
susurra al escucharla: «Ésa es el hada, 
la Dama de Shalott».

II


Allí está ella, que teje noche y día
una mágica tela de colores.
Ha escuchado un susurro que le anuncia
que alguna horrible maldición le aguarda
si mira en dirección a Camelot.
No sabe qué será el encantamiento,
y así sigue tejiendo sin parar,
y ya sólo de eso se preocupa   
la Dama de Shalott.
Y moviéndose en un límpido espejo
que está delante de ella todo el año,
se aparecen del mundo las tinieblas.
Allí ve la cercana carretera
que abajo serpea hasta Camelot:
allí gira del río el remolino,
y allí los más cerriles aldeanos
y las capas encarnadas de las mozas 
pasan junto a Shalott.
A veces, un tropel de damiselas,
un abad tendido en almohadones,
un zagal con el pelo ensortijado,
o un paje con vestido carmesí
van hacia Camelot la de las torres.
Y alguna vez, en el azul espejo,
cabalgan dos a dos los caballeros:
no tiene caballero que la sirva 
la Dama de Shalott.
Pero aún ella goza cuando teje 
las mágicas visiones del espejo:
a menudo en las noches silenciosas
un funeral con velas y penachos
con su música iba a Camelot;
o cuando estaba la luna en el cielo
venían dos amantes ya casados.
«Harta estoy de tinieblas», se decía 
la Dama de Shalott.

III


A un tiro de flecha de su alero
cabalgaba él en medio de las mieses:
venía el sol brillando entre las hojas,
llameando en las broncíneas grebas
del audaz y valiente Lanzarote.
Un cruzado por siempre de rodillas
ante una dama fulgía en su escudo
por los remotos campos amarillos cercanos a Shalott.
Lucía libre la enjoyada brida
como un ramal de estrellas que se ve
prendido de la áurea galaxia.
Sonaban los alegres cascabeles
mientras él cabalgaba a 
de su heráldica trena colgaba
un potente clarín todo de plata;
tintineaba, al trote, su armadura muy cerca de Shalott.
Bajo el azul del cielo despejado
su silla tan lujosa refulgía
el yelmo y la alta pluma sobre el yelmo
como una sola llama ardían juntos
mientras él cabalgaba a Camelot.
Tal sucede en la noche purpúrea
bajo constelaciones luminosas,
un barbado meteoro se aproxima a la quieta Shalott.
Su clara frente al sol resplandecía,
montado en su corcel de hermosos cascos;
pendían de debajo de su yelmo
sus bucles que eran negros cual tizones
mientras él cabalgaba a Camelot.
Al pasar por la orilla y junto al río
brillaba en el espejo de cristal.
«Tiroliro», por la margen del río cantaba Lanzarote.
Ella dejó el paño, dejó el telar,
a través de la estancia dio tres pasos,
vio que su lirio de agua florecía,
contempló el yelmo y contempló la pluma,
dirigió su mirada a Camelot.
Salió volando el hilo por los aires,
de lado a lado se quebró el espejo.
«Es ésta ya la maldición», gritó 
la Dama de Shalott.

IV

Al soplo huracanado del levante,
los bosques sin color languidecían;
las aguas lamentábanse en la orilla;
con un cielo plomizo y bajo, estaba
lloviendo en Camelot la de las torres.
Ella descendió y encontró una barca
bajo un sauce flotando entre las aguas,
y en torno de la proa dejó escrito 
La Dama de Shalott.

Y a través de la niebla, río abajo,
cual temerario vidente en un trance
que ve todos sus propios infortunios,
vidriada la expresión de su semblante,
dirigió su mirada a Camelot.
Y luego, a la caída de la tarde,
retiró la cadena y se tendió;
muy lejos la arrastró el ancho caudal, 
la Dama de Shalott.
Echada, toda de un níveo blanco
que flotaba a los lados libremente
—leves hojas cayendo sobre ella—,
a través de los ruidos de la noche
fue deslizándose hasta Camelot.
Y en tanto que la barca serpeaba
entre cerros de sauces y sembrados,
cantar la oyeron su canción postrera, la Dama de Shalott.
Oyeron un himno doliente y sacro
cantado en alto, cantado quedamente,
hasta que se heló su sangre despacio
y sus ojos se nublaron del todo
vueltos a Camelot la de las torres.
Cuando llegaba ya con la corriente
a la primera casa junto al agua, 
cantó su canción, ella murió, 
la Dama de Shalott. 

Por debajo de torres y balcones, 
junto a muros de calles y jardines, 
su forma resplandeciente flotaba,
su mortal palidez entre las casas,
ya silenciosamente en Camelot.
Viniendo de los muelles se acercaron
caballero y burgués, señor y dama,
y su nombre leyeron en la proa,
La Dama de Shalott.
¿Quién es ésta? ¿Y qué es lo que hace aquí?
Y en el cercano palacio encendido
se extinguió la alegría cortesana,
y llenos de temor se santiguaron
en Camelot los caballeros todos.
Pero quedó pensativo Lanzarote;
luego dijo: «Tiene un hermoso rostro;
que Dios se apiade de ella, en su clemencia, 
la Dama de Shalott».

GuardarGuardar

septiembre 15, 2022

Infiernos de diferentes culturas

Infiernos en diferentes culturas


Casi todas las culturas y religiones del mundo describen la existencia de una especie de inframundo o infierno. Estas descripciones a menudo tienen muy poco en común en la forma en que los pecadores son tratados así como en la definición del pecado. Mientras que cada una es única a su manera, existen elementos que son sorprendentemente comunes en muchas culturas y religiones.
8 Infiernos en diferentes culturas
Niflheim
Niflheim
Niflheim es una extraña versión del infierno encontrada en las culturas germánicas y nórdicas. Es un paisaje helado, gobernado por Hel, situado frente a la costa de cadáveres, donde reside Nidhogg. Nidhogg es, naturalmente, una serpiente gigante que se alimenta de muertos (¿qué cosa no es gigante y grotescamente violenta en la cultura nórdica, ¿verdad?)
De los nueve mundos de la mitología nórdica, se dice que Niflheim es el más profundo y más oscuro de todos. Los mitos afirman que la Tierra fue creada cuando Niflheim, compuesto de hielo, y Muspelheim, hecho de fuego, se combinaron para formar nuestro mundo terrenal. El reino es la casa de los malvados, y también sirve como un ancla para Yggdrasil, el árbol del universo que sostiene al mundo.
Hel se convirtió en amante del mundo de los muertos después de haber sido desterrada de Asgard por ser la hija de Loki. Las almas llevadas a Niflheim por Hel vienen a través de Hermodr, el mensajero quien las mantiene en constante sufrimiento (o más bien dicho, dolor nórdico, que a menudo es peor y mucho más doloroso que el dolor común).
Tuonela
Tuonela
En la cultura precristiana de Finlandia creían que las almas de los muertos se dirigían a los márgenes del río Tuoni, y que eran llevadas hasta Tuonela por la sierva de la Muerte, Tytti. A diferencia de la mayoría de los otros infiernos de esta lista, Tuonela es prácticamente una continuación más sombría de la vida en la Tierra.
Para que Tuonela tuviera ese aspecto terrenal, los muertos llevaban consigo elementos para sobrevivir en ese mundo. Y también permitía la entrada de visitantes vivos que querían ver a sus familiares fallecidos, aunque el viaje era peligroso y a menudo fatal (después de todo, aunque sea el menos inquietante, sigue siendo un infierno).
La entrada al río Tuoni ya era potencialmente peligrosa: un lugar infestado de serpientes venenosas. Si llegabas a superar esta etapa, encontrarías a Tytti, la barquera encargada de llevar las almas de los muertos a través del río. Al llegar a Tuonela, el muerto encontraría un mundo idéntico al nuestro, sin embargo, en una versión más oscura, donde todo es miserable y donde no brilla más la luz. En Tuonela tendrías que trabajar para siempre y el trabajo dependería de lo que hubieras hecho en vida (creo que para muchos esto sería peor que estar sufriendo dolor constante).
Casa de las Mentiras
laberinto infierno
Según el Zoroastrismo, la primera cosa que el alma encuentra después de la muerte es el Puente Chinavat, que separa el mundo de los vivos y los muertos. El puente es más delgado que un cabello, más cortante que una cuchilla, y está custodiado por dos perros de cuatro ojos. Las almas son entonces juzgadas en base a sus acciones en vida. Si las malas acciones superan al bien, el puente gira alrededor de su eje, enviando al alma a un pozo lleno de demonios abajo. Descripciones alternativas dicen que el demonio Vizaresh emerge del abismo y arrastra las almas más perversas a la Casa de las Mentiras, la versión Zoroastra del infierno.
La Casa de las Mentiras en sí es descrita como un lugar de asquerosa inmundicia, donde se sirven alimentos putrefactos y las almas son torturadas constantemente por sus acciones. Los demonios de la Casa de las Mentiras pueden encontrarse por cientos, y cada uno representa un pecado específico y posee una habilidad especial. Por ejemplo, Apaosha es el demonio de la sequía y la sed que castiga a los codiciosos, mientras Zairika es el demonio de los venenos que castiga a los chismosos. Las descripciones de la Casa de las Mentiras varían según la traducción de los textos antiguos del zoroastrismo, pero los elementos descritos anteriormente son comunes a todas las descripciones.
Después de ser arrastrada a la Casa de las Mentiras, el alma entra en un laberinto con varios dominios, de entre los cuales, el peor es el de Vizaresh, una especie de especialista en tortura, quien castiga a sus invitados de formas diferentes y cada vez peores en cada periodo. Vizaresh, sin embargo, sería demasiado exigente: y sólo entrarían a sus dominios los peores hombres, Hitler por ejemplo.
Duat
Duat

Los antiguos textos egipcios Coffin describen una versión de la otra vida conocida como Duat, gobernada por Osiris. El libro muestra dos maneras de cómo llegar a Duat, incluso proporciona un mapa a los “viajeros”. El paisaje de Duat es similar a la Tierra, pero contiene elementos místicos, como un lago de paredes de fuego y hierro.
Al aproximarse a Duat, las almas tenían que pasar por puertas vigiladas por criaturas humanoides, mitad hombre, mitad animal, con nombres tan sugerentes como “bebedor de sangre que viene del matadero” o “el que come heces de sus extremidades traseras“.
Después de pasar por las puertas, el corazón del difunto era pesado contra una pluma. Si el corazón era más pesado que la pluma, sería comido por Ammit, el devorador. Todas las almas, sin excepción, estaban condenadas a enfrentarse a la justicia en Duat.
Gehena
Gehena
El nombre de “infierno” originalmente se refería a un valle fuera de Jerusalén donde los seguidores del dios Moloch realizaban sacrificios de infantes al tirarlos en grandes hogueras. Más tarde pasó a referirse a la interpretación hebrea del infierno, donde los malvados eran enviados para pagar por sus pecados.
Gehena se asemeja a la versión cristiana del infierno en mayor medida que la mayoría de los puntos en la lista. Es descrito como un lugar profundo y desolado donde las llamas nunca dejan de quemar y llueve fuego y azufre del cielo. El calor emitido por las llamas es 60 veces más caliente que las llamas encontradas en la Tierra. Gases sulfúricos nocivos revolotean en el aire y ríos de metal fundido fluyen libremente. Los condenados a Gehena tendrán que vivir el resto de sus días en medio de las llamas, ardiendo como barbacoa, inhalando gases tóxicos y saciando su sed con metal líquido.
Tártaro
Tártaro
Mencionado en la mitología griega y romana, Tártaro es descrito como un calabozo oscuro y lleno de sufrimiento. Los dominios de Hades fueron divididos por niveles, como en la mayoría de los infiernos, y el último nivel fue destinado para los pecadores. La diferencia es que en la mitología griega, no importa si eras bueno o malo, de cualquier forma irías a parar a Tártaro, donde pagarías menos o más por tus pecados.
En la mitología romana, Tártaro está rodeado por tres murallas y el Flegetonte, un río de fuego. Este se encuentra custodiado por un monstruo de nueve cabezas conocido como Hidra, junto con Tisífone, que cuida de todo mientras constantemente tortura las almas. En las profundidades olvidadas de Tártaro se encuentran los Titanes, enemigos de los dioses que fueron derrotados y encarcelados.
Del mismo modo, la mitología griega describe Tártaro como un lugar que comenzó como una prisión para aquellos que pusieran en riego la vida de los dioses (recordando que ellos podían morir en la mitología griega), pero luego empezó a funcionar como el infierno para todos los pecadores. Donde las almas malignas eran debidamente sancionadas por sus pecados. Por ejemplo, Tántalo fue desterrado a Tártaro después de descuartizar a su hijo Pélope y servirlo como alimento a los dioses. Fue castigado a sufrir hambre y sed, mientras veía un pozo de agua del que no podía beber, abajo de frutas que no podía comer.
Naraka
Naraka
Niraya o Naraka es el concepto de infierno para algunas ramas del hinduismo, el sijismo, el jainismo y el budismo. Mientras las descripciones exactas del Naraka difieren entre las religiones, el punto en común es que se trata de un lugar de castigo basado en el karma de un alma. Naraka es sólo un destino temporal y una vez que los pecadores pagan el precio de su karma, simplemente renacen.
Se cree que puede ser dividido en varios niveles, dependiendo de los pecados cometidos durante la vida. El número de niveles de Naraka oscila desde los cuatro a más de 1,000 con base en diferentes descripciones. Por ejemplo, Maharaurava es un lugar para aquellos que ganan a costa de los demás. En Maharaurava, el pecador ve cómo su carne es consumida por un demonio-serpiente conocido como Ruru. El reino Kumbhipaka es el hogar de los pecadores que cocinaban animales. Estos son castigados siendo cocinados en aceite con un tiempo en función de la cantidad de pelo o plumas que tenían los animales que mataron. Dónde un pelo o una pluma equivalen a un segundo de cocción.
En la cultura hindú y jain, Naraka es gobernado por Yama Loka, el Dios de la Justicia. Cuando una persona muere, sus acciones durante toda la vida son auditadas por el asistente de Loka y luego es enviada a Svarga (el cielo), o Naraka. A diferencia del hinduismo o el jainismo, los budistas creen que todas las almas son enviadas a Naraka para ser purificadas de sus pecados, y no hay una regla establecida para auditar las acciones en vida de las personas. Independientemente de la variación cultural, se cree que las almas pueden permanecer en Naraka por miles e incluso millones de años (desde nuestro punto de vista del tiempo terrenal) hasta que se restablezca el karma y el alma pueda renacer.

Diyu

Diyu
Diyu es una versión del infierno en la cultura tradicional china, y recuerda vagamente a Naraka. Se compone de múltiples niveles, con un número exacto difiriendo de cuatro a dieciocho. Cada nivel está protegido por un juez y los castigos se llevan a cabo sobre los pecadores en base a sus acciones durante la vida. La cultura china cree que el Yama Loka de Naraka fue invitado para vigilar Diyu, donde finalmente condensó los 96,816 infiernos en 10 secciones que los pecadores deben pasar antes de reencarnar. Durante la dinastía Tang, esta descripción fue cambiada a 134 infiernos, con 18 niveles de dolor y tortura.
La descripción más común de los niveles incluyen a la Cámara de la Lengua Rasgada, La Cámara de las Tijeras, La Cámara de las Cícadas de Acero, La Cámara de los Espejos, La Cámara de Vapor, El Bosque de la Columna de Cobre, La Montaña de los Cuchillos, La Colina de Hielo, La Caldera de Aceite Hirviendo, La Cámara del Buey, La Cámara de Piedra, El Pozo de Sangre, La Ciudad del Suicidio, Las Cámara del Desmembramiento, La Montaña de las Llamas, El Patio del Molino de Piedra y la Cámara de la Sierra. El peor nivel de este infierno es conocido como Avici, y está reservado para los peores pecadores. Avici es diferente de los otros niveles del Diyu porque las almas que acaban aquí permanecen toda la eternidad, sin esperanza de renacimiento.
Y finalmente los puntos en común
  • La mayoría de los infiernos tiene ríos.
  • La mayoría están dirigidos a los pecadores que sufren tortura de acuerdo con sus pecados.
  • La mayoría tiene niveles de tortura y cada nivel posee un responsable.
  • Xibalba y La Casa de las Mentiras se parecen mucho entre sí respecto al laberinto y los dominios, así como Xibalba y Diyu también son muy similares en términos de las Cámaras (que en otras palabras, serían dominios).
  • Otro aspecto que llama la atención es la presencia del barquero en gran parte de los infiernos.
  • Niflheim es muy similar a los últimos niveles de los otros infiernos, donde todo está congelado, así como a las últimas casas en los infiernos como Xibalba.
  • Tuonela, el único infierno donde no se aplica la tortura, es muy similar a la antesala del infierno presente en muchas culturas llamado Limbo o Purgatorio.
  • La mayor parte de las culturas antiguas afirman que es posible entrar en el infierno aun estando vivo, afirmando que hay una entrada en la Tierra. Los mapas de los Coffins que enseñaban los caminos a Duat mostraban constelaciones como uno de los caminos al inframundo.
Adaptación del original Listverse

  • Tartarus. En la mitología griega existe un abismo profundo y oscuro que se utiliza como una mazmorra de tortura, tormento y sufrimiento para sus residentes. Tartarus de hecho se encuentra debajo del inframundo, en estas historias antiguas, por debajo de Urano, Gea y Ponto ( las deidades personificadas desde el principio del tiempo, que son entidades físicas, así como dioses y diosas). Al igual que otras deidades principales, Tartarus es un lugar, así como una fuerza misma. Originalmente, Tartarus se utilizó sólo como un lugar para mantener a los enemigos de los dioses que eran considerados un peligro para el poder y la jerarquía social. Sin embargo, más tarde las historias hablan de este cómo un lugar para el castigo divino de los crímenes. Platón escribe que las almas que se consideraron merecedoras del castigo en el más allá se enviaron a Tartarus, por lo que la mayoría de la gente en el moderno mundo occidental asocia a Tartarus con una versión del infierno.
  • Xibalba. La mitología de los antiguos mayas que vivían a lo largo de lo que hoy es la Península de Yucatán en México también tuvo su propia versión de un lugar horrible en la otra vida de los seres humanos. Traducido libremente, Xibalbá en realidad significa “lugar de miedo” y se correlaciona con el inframundo maya. Fue gobernada por deidades mayas. Estos dioses y demonios vivían en la ciudad estructural de Xibalbá, pero iban a la tierra frecuentemente para ejercer sus acciones de maldad contra la humanidad, causando temor, hambre, dolor y enfermedad a los mortales. Los habitantes permanentes de este infierno subterráneo eran parte del mundo sobrenatural en vez de seres humanos que fueron juzgados como pecadores en su vida anterior. Sin embargo, los mortales podían viajar en este bajo mundo, si así lo deseaban. Muchas cuevas a través de Belice y Guatemala se cree que son las entradas a Xibalba, la mayoría de las personas con herencia maya que viven en la zona no se aventurarán hacia ellas ya que la asociación con esos lugares y la muerte son demasiado fuertes para que algunos cientos de años hayan borrado tales asociaciones entre los pueblos nativos.
  • Aralu. Uno de los más viejos conceptos conocidos de un mundo subterráneo o un tipo de infierno es de la cultura sumeria. Los registros de este lugar se remontan a los tiempos de Babilonia ya en el 2000 antes de Cristo. Su nombre para un mundo subterráneo fue condenado como Aralu , que se traduce en “Lugar del no regreso“.En la base de una montaña enorme, Aralu es un reino extenso desierto que se compone de temperaturas de ebullición y arena polvorienta. Las almas malditas sumerias se amontonaban unos sobre otros en una fosa común en el centro de esta tierra mítica en la que se vieron obligados a comer constantemente la suciedad. Además de estas horribles condiciones, el lugar se cree que es el hogar de varias bestias y monstruos. Puesto que no hay dios supremo en la mitología babilónica, no hay juez para las almas mortales después de la muerte para decidir quién termina en Aralu. Sin embargo, las acciones de una persona en la vida se pensaba la llevarían a consecuencias automáticas de añadir peso al espíritu de un ser humano. Estos pesos espirituales que el alma de una persona sostenía le permitían elevarse a la gloria o caer al abismo. Estas almas cargadas no tienen memoria de su vida anterior o de las malas acciones para el tormento y el castigo que debe sufrir en Aralu, pero una vez que han purgado de sus pecados y males del alma se le permite reencarnar en una nueva forma.
  • Uffern. Uffern es una palabra galesa que se traduce generalmente como “infierno”. Sin embargo, en la redacción de Talisin, Uffern fácilmente podría ser considerada como una variación de la palabra “infierno”, por lo que es verdaderamente un lugar de incesante fuego como una profundo lago de llamas. Esta idea de un infierno es una mirada a las influencias de otras culturas entre sí. La mayoría puede asumir con seguridad que los galeses (en virtud de los druidas) no tenía un concepto de un lugar de condenación después de la muerte. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...