septiembre 11, 2012

Mussorgsky - Noche en el monte pelado


Una Noche en el Monte Pelado es un poema sinfónico del compositor ruso Modest Mussorgsky, inspirado en un cuento de Nikolai Gógol, a su vez basado en leyendas y folklore ruso. El Monte Pelado, cerca de Kiev, era el lugar de encuentro de las brujas durante la noche de San Juan.

Músorgski encabezó la partitura con unas frases de su puño y letra, que desde un principio ayudaron a comprender mejor la atmósfera fantástica de la obra:


  • Rumores subterráneos de voces sobrenaturales;
  • Aparición de los espíritus de las tinieblas y de Chernabog (Satanás);
  • Glorificación de Chernabog y misa negra;
  • Sábado de brujas;
  • A lo lejos suena la campana de una iglesia del pueblo, dispersando a los espíritus de las tinieblas;
  • Amanecer.

  • G1d4n

    Mussorgsky, entre otros elementos, estuvo influenciado por el libro Brujerías, de Khotinsky, donde se relataba el testimonio de una mujer del siglo XVI condenada a la hoguera. En él podía leerse este párrafo: 
    Los aquelarres, o festividades del espíritu del mal, donde se reunían hechiceros y brujos, por lo general tenían lugar en las alturas de montes aislados, tales como Brocken o Brocksberg en Alemania, Blokula en Suecia y el Monte Calvo, cerca de Kiev. Muchas mujeres y hombres asistían a esas reuniones y las brujas eran las más honradas por el Demonio... El que se embadurnaba con un ungüento especial caía en un profundo sueño. Entonces veía al Diablo en la forma de un negro macho cabrío, sentado en una piedra o en un tocón de árbol podrido... El macho cabrío era venerado del modo más vil... Empezaban las danzas en las que hombres y mujeres bailaban entre sí y también con los demonios que constituían el séquito del Demonio. La mayoría de ellos tenía la apariencia de lobos, machos cabríos, sapos y toda clase de reptiles. De inmediato se transformaban en apuestos jóvenes que se convertían en las parejas de las mujeres que asistían al aquelarre. Por lo general, bailaban espalda contra espalda. A esta altura ocurrían cosas inenarrablemente viles... Los aquelarres podían producirse cualquier noche y sólo diferían en el carácter de los pecados y de las cosas viles que tenían lugar allí. Sin embargo, por lo general se realizaban los viernes, la víspera del sábado, y el aquelarre principal anual se celebraba en la víspera de San Juan... Por la noche, las brujas, con el cabello suelto sobre los hombros, montaban sus escobas, tenedores de hornos, palas, escobas de ramas o escobas de paja y salían volando por las chimeneas hacia el aquelarre en el Monte Pelado.

    A Night On Bald Mountain, Walt Disney, 1940

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...