mayo 12, 2014

Hades y la corte maldita del inframundo griego

hadesComo en muchas otras mitologías, el mundo griego -y aquí incluimos el romano- también nos transmitió su visión de un lugar oscuro, tenebroso y que infundía mucho miedo, a donde las almas, una vez abandonada la vida, debían morar: el Inframundo o reino de Hades, que por asociación del nombre de su amo y señor también se le conocía de la misma manera: el Hades. Aunque no se ha logrado establecer con certeza la geografía de este lugar griego, sí se pueden describir algunos aspectos. Por ejemplo, estaba bañado por algunos ríos: el Aqueronte [pena], el Cocito [lamentos], el Flegetonte [fuego], el Lete [olvido] y el Estigia [odio]; y algunos lagos como el de Mnemósine [memoria]. Tenía unas regiones conocidas por los nombres de los Campos de Asfódelos, el Tártaro, los Campos Elíseos y el Érebo. En el antepatio de éste último se encontraba el palacio de Hades ; y exactamente en el lugar consagrado a Hécate, Hades , en compañía de su esposa Perséfone y de Minos, Radamantis y Eaco juzgaban a las almas. Si a éstas no se les encontraba culpa ni virtud regresaban a los Campos de Asfódelos; si en cambio eran malvadas iban directo al Tártaro y sus martirios; y si habían sido en vida buenas, tenían un lugar seguro en los Campos Elíseos.
Hijo de Cronos y Rea, Hades, o “el Invisible” como significa su nombre, era hermano de Zeus, Poseidón, Hera, Hestia y Deméter. Al igual que sus consanguíneos al nacer, fue comido por su padre y luego regurgitado. En la lucha contra los Titanes, fue favorecido por los Cíclopes, quienes lo dotaron con un casco que tenía la facultad de hacerlo invisible. Después de la victoria de los dioses Olímpicos sobre los Titanes todo el Universo se repartió en tres partes: Zeus gobernaría sobre el cielo; Poseidón imperaría en los mares; y a Hades se le nombró dueño de las profundidades de la Tierra, conocido como Inframundo, Tártaro, Averno o como él mismo, el Hades. Esto lo convierte en el señor de los muertos y de las ánimas, pues en la mitología griega todos los hombres al morir iban directo a la morada de Hades. Su autoridad era implacable y cruel; y no permitía que nadie abandonara sus dominios ni regresara a la vida. Por eso, los seres humanos no lo nombraban por su nombre para evitar despertar su cólera. Se prefería dirigirse a él con eufemismos, como Plutón, que significa «el rico» -y así se le conoció entre los romanos-, pues por ser dueño de la profundidades de la tierra le pertenecían todas las riquezas en minerales que en ella se encuentran, en especial la plata; de esta manera se explica por qué era símbolo de la riqueza y se le solía representar sosteniendo un cuerno de la abundancia. Entre su corte principal se encuentran algunas criaturas que fungen como leales sirvientes y súbditos, entre ellos Perséfone, Cerbero, CaronteMinos, Radamantis y Éaco.

CarontePerséfone y los tres Jueces

Aparte de la leyenda del rapto de su esposa Perséfone, Hades participó en pocas aventuras. La más famosa fue una lucha que sostuvo con el hijo consentido de Zeus, Heracles [o Hércules], De fuente épica como la ILÍADA, nos llega la referencia del descenso de este héroe al Inframundo. Cuando él estuvo frente al amo de estos lares, se encontró con su negativa para dejarlo pasar. Ni corto ni perezoso, Heracles le arrojó una de sus flechas -otros dicen que fue una pedrada- y lo hirió. Hades tuvo que salir de las entrañas de la Tierra y dirigirse al Olimpo, donde fue curado por el dios Peán. Después le permitió al héroe completar su trabajo, que consistía en someter a Cerbero, el perro guardián de las puertas del Inframundo.

Perséfone, la raptada

PerséfoneSobre sus progenitores existen dos versiones: una afirma que nació de la unión de Zeus y su hermana Deméter, la diosa de la agricultura; y otra que Zeus y Éstige fueron sus padres. La más aceptada es la primera versión. Perséfone fue conocida como la esposa de Hades y señora del Inframundo . Su unión con él fue a través de un rapto y una posterior negociación. Cuando Hades la vio de inmediato su amor se inflamó, quedó prendado de su belleza y decidió pedirla en matrimonio a Zeus, pero éste sintió que se encontraba en una encrucijada: por un lado, no quería ofender a su hermano negándose a su petición, y por el otro, no deseaba desairar a su hermana Deméter, pues ya presentía que ella no iba a consentir. Así que no dijo ni sí ni no, y sólo parpadeó un ojo. Hades pareció entrever en ese gesto una complicidad. Poco después, con la ayuda de Zeus decidió raptarla en su carro fúnebre, mientras ella recolectaba flores en Enna, un lugar de Sicilia, para llevarla a vivir consigo.
Deméter, como loca, empezó a buscarla por todas partes de Grecia, hasta que alguien le dio información y le dijo que había sido raptada por Hades . Ella, en venganza, ordenó que la tierra se negara a dar los frutos de sus entrañas, y ningún árbol ni planta ni cultivo creció. Así, los hombres empezaron a sentir hambre, a desconfiar de los dioses y a no ofrecerles adoración. Zeus, entonces, le pidió a Deméter que regresara todo a la normalidad a cambio de muchos regalos, pero ella sólo quería que su hija regresara. Zeus aceptó siempre y cuando Perséfone no hubiera comido ningún «alimento de los muertos». Hades se las ingenió para que ella probara una granada de su huerto subterráneo. Aun sabiendo esto, Deméter se negó a perder a su hija y amenazó con la esterilidad de la tierra. Pero gracias a la intervención de Rea se llegó a un acuerdo: Perséfone se casaría con Hades y pasaría siete meses del año con él y el resto en la superficie con su madre. Así quedó establecido, a través del mito, los ciclos de invierno y primavera, de estaciones lluviosas y cálidas y secas, de fertilidad y preparación para recibir los frutos de la tierra.

Caronte, el barquero

CaronteEste ser tiene el aspecto de un viejo horrendo, con una barba gris, dispersa y áspera en su rostro, con harapos que visten su cuerpo, un sombrero redondo sobre su cabeza y una percha en sus manos. Conduce una barca -mas no la rema, pues las almas son las que hacen este trabajo- en la que transporta a las ánimas de una orilla a otra del río Aqueronte. Con ellas se muestra brutal y tiránico, pues no deja cruzar el río a ningún alma que no tenga el pago requerido: un óbolo. Por eso, en la antigua Grecia y en otros pueblos se acostumbraba a enterrar a los muertos con una moneda introducida en la boca o dos puestas en los ojos.
Entre sus historias se cuenta que se negó a cruzar a Heracles para ir al Inframundo , porque tenía muy claro entre sus obligaciones no dejar pasar a seres vivos. El fortachón se enojó, le arrebató la percha y con ella le propinó una fuerte paliza, hasta el punto que Caronte cedió y lo condujo a través de las aguas del río. Por esta causa fue encadenado durante un año.
Algunas representaciones de Caronte se manifestaron entre los etruscos, quienes lo dibujaban en sus pinturas como un demonio con alas, con serpientes en vez de cabellos y en la mano un mazo. Tal parece que era la representación de la muerte o un genio por el estilo, encargado de matar a los vivos y llevarlos al mundo de las sombras.

Cerbero, el perro tricéfalo

Cerbero
Denominado el «perro de Hades », Cerbero es hijo de Equidna, un monstruo mitad mujer-mitad víbora, y Tifón; y hermano de Ortro, otro perro con varias cabezas -o, según algunos, con cuerpo de serpiente-, de la hidra de Lerna y del león de Nemea. Al igual que sus hermanos, su apariencia era escalofriante: poseía tres cabezas de perro, su cola era una serpiente y en su espalda pululaban amenazantes cabezas de ofidios. Algunas fuentes dicen que no eran tres sus cabezas, sino cincuenta o cien. Encadenado ante las puertas de entrada al Inframundo , su trabajo consistía en evitar que las almas abandonaran el lugar y que seres vivos entraran en él.
Su leyenda está relacionada con Heracles en uno de sus 12 trabajos. Este semidiós griego tuvo como tarea devolver a la Tierra a Cerbero. Heracles se encaminó al Inframundo para cumplir su cometido; y Hades le dijo que si quería podía llevárselo, pero debía someterlo sin utilizar ningún arma. El fortachón luchó a mano limpia con la bestia y logró someterla con su fuerza gracias a que por poco lo ahoga. Así lo llevó ante Euristeo, quien fuera el rey que le impuso los 12 trabajos, y éste se asustó tanto que le dijo que lo regresara a donde pertenecía.

Los tres jueces: Minos, Radamantis y Éaco

minos
Estos personajes conforman la parte acusadora en el momento en que las almas son juzgadas en el Hades . El primero de ellos es el legendario rey de Creta y de las islas del mar Egeo, hijo de Zeus y Europa; su esposa, Pasifae, dio a luz al famoso Minotauro. Minos se convirtió en juez del Inframundo por haber sido un muy buen gobernante y legislador, y por haber suprimido la piratería. Radamantis era su hermano y fue soberano de Creta antes que Minos, a la cual dotó de un intachable código de leyes. También por su fama de buen legislador se le dio el papel de juez en el Hades , aunque suele morar en los Campos Elíseos. Y el tercero, Éaco, fue rey de la isla de Egina, designado juez de las almas porque en vida gobernó a su pueblo con mucha piedad y justicia, tanto que incontables personas buscaban en Grecia su consejo o juicio. En el Hades, el trabajo de los tres se dividía de la siguiente manera: Radamantis solía juzgar las almas de los orientales; Éaco las de los occidentales; y Minos era el encargado de tomar la decisión final. Así estaba conformada la principal corte de Hades, quien con ayuda de otros demonios a su cargo velaba por regir un mundo saturado de almas en pena y aplicar los respectivos castigos.

mayo 04, 2014

Barcos fantasmas

 St. Lawrence river, Quebec, Canada / PasoLibre
Un barco fantasma, en la ficción, es un barco tripulado por fantasmas. El término puede también usarse para aludir a un barco real que ha sido avistado –a menudo como una aparición– tras hundirse o a un barco hallado flotando sin tripulación a bordo. El barco fantasma más famoso con diferencia es "El holandés errante". Este barco se ha convertido en sinónimo del fenómeno, por lo que su nombre se usa a veces como término genérico para cualquier aparición de un barco fantasma. Otro barco fantasma legendario y famoso es "El Caleuche", el cual aparece como un velero hermoso con los sonidos de una fiesta a bordo, el cual desaparece rápidamente y/o navega bajo el agua; siendo el hogar de marineros muertos, brujos y esclavos.


Ourang Medan 

Fragmento del programa Cuarto Milenio dedicado a los barcos fantasmas: Historias repletas de muertes, maldiciones y enigmas que navegan por los siete mares. De la mano del periodista y escritor Francisco García Novell conocemos algunos de los casos más sobrecogedores de barcos fantasmas. El Octavius, el Baychimo o el SS Ourang Medan nombres con leyenda que resuenan en los viejos relatos de marinos.

Los 10 barcos fantasmas más famosos de la historia

Caleuche
1. El Caleuche. Esta es una de las leyendas más famosas de la mitología Chilota en el sur de Chile. Se dice que el Caleuche es un barco que aparece en las aguas que rodean a una tripulación acompañado de sonidos de fiesta y de gente riendo. El Caleuche carga con todos los espíritus de la gente que se ha ahogado en el océano. El barco los va recogiendo y se cree que una vez a bordo, los espíritus de estos muertos pueden volver a las vidas que antes tenían antes de haberse ahogado.
SS Valencia
2. El SS Valencia. Era un barco de vapor que zarpó de la costa de Vancouver , British Columbia en 1906. Al entrar en el Cabo Mendocino se enfrentó a una tormenta y terminó estrellándose en un arrecife. El Valencia comenzó a hundirse y empezaron a bajar balsas salvavidas para los 108 pasajeros que había. Desafortunadamente, muchas de estas balsas se hundieron y otras desaparecieron misteriosamente. El barco se hundió y sólo 37 pasajeros fueron rescatados con vida. Cinco meses después un pescador halló una de estas balsas con 8 esqueletos a bordo y desde entonces el hundimiento de este barco sirvió como fuente para muchas historias de barcos fantasmas. Los navegantes dicen que a veces se deja ver cerca del arrecife Pachena Point y misteriosamente, 27 años después del hundimiento se halló una de estas balsas flotando tranquilamente en Barkley Sound. La balsa estaba en perfectas condiciones y tenía aún la cubierta original de pintura.
Ourang Medang
3. El Ourang Medan. En 1947 dos barcos estadounidenses recibieron llamadas de auxilio de un miembro identificado como parte de la tripulación de la nave holandesa Ourang Medan. El interlocutor declaraba que necesitaba ayuda y que gran parte de la tripulación estaba muerta. Los mensajes se acumularon y se fueron haciendo más bizarros terminando en uno que simplemente decía “Yo muero“. Al llegar la ayuda, encontraron el Ourang Medan en perfectas condiciones pero a la tripulación entera, muerta y en posiciones extrañas y con las caras en expresión de horror. Antes de que la investigación comenzara, el barco explotó y se hundió. Algunos dicen que el Ourang Medan cargaba con nitroglicerina ilegal que no se aseguró debidamente y empezó a filtrarse en el aire. Otros dicen que fue víctima de extratrrestres o alguna otra forma de actividad paranormal…
Carroll A. Deering
4. El Carroll A. Deering. Uno de los barcos fantasmas más famosos de la costa este de los Estados Unidos. En 1921, la goleta Carroll A. Deering  regresaba de sudamérica después de entregar carbón y fue visto por última vez por un barco cerca de Cape Lookout. Durante varios días quedó atrapado en Diamond Schoals, un área famosa por haber provocado anteriormente varios naufragios.  La ayuda llegó muchos días después pero el Carroll A. Deering estaba completamente vacío. El equipo de navegación no estaba y tampoco las balsas salvavidas. Si bien no había señales de violencia ni nada por el estilo, el gobierno de los Estados Unidos desató una investigación masiva en donde se descubrió que muchos otros barcos habían desaparecido antes por esa zona. Una de las teorías que más sonaron en relación al Carroll, fue la de que fue víctima de piratas o traficantes de ron. Otros dicen que hubo amotinamiento pero la verdad jamás se supo.
Baychimo
5. El Baychimo. El Baychimo era un barco de vapor propiedad de la compañía Hudson Bay y zarpó por primera vez a principios de 1920. Era usado para el intercambio de pieles con los Inuits en el norte de Canadá hasta que en 1931 quedó atrapado entre masas de hielo en Alaska. Ante varios intentos fallidos de liberar al Baychimo, la tripulación fue evacuada por aire y tras una ventisca que rompió el hielo, el barco quedó liberado pero fue abandonado a su suerte debido a que quedó muy dañado. Hudson Bay asumió que no sobreviviría al invierno pero asombrosamente permaneció a flote y a la deriva en aguas de Alaska por 38 años. El Baychimo se convirtió rápidamente en una leyenda local y frecuentemente era avistado cerca del hielo por eskimales y otros navíos. Fue visto por última vez en 1969 y desde entonces no ha sido visto, asumiéndose ahora sí que en efecto alguna tormenta lo hundió.
Octavius
6. El Octavius. Una de las historias más famosas que involucran a barcos fantasmas es la del Octavius. De acuerdo a TopTenz, la leyenda data desde 1775 cuando se dice que el Herald (un barco ballenero) se topó con el Octavius que flotaba sin rumbo sobre las aguas cerca de la costa de Groenlandia. Los tripulantes del Herald abordaron el Octavius y se dieron cuenta de que la tripulación entera estaba congelada debido al frío del ártico. Lo impresionante fue que hallaron al capitán del barco sobre su escritorio con una nota a medio terminar con fecha de 1762, lo que indicaba que el Octavius había estado a la deriva por 13 años con su tripulación congelada desde entonces.
Joyita
7. El Joyita. Este barco pesquero fue hallado flotando sin pasajeros en el Océano Pacífico en 1955. El barco zarpó con 25 pasajeros con ruta hacia las islas Tokelau pero algo pasó en el trayecto y algunas horas después (al notarse la tardanza del barco) los equipos de rescate fueron liberados. La búsqueda por aire falló y fue hasta cinco semanas después que un barco mercantil se topó con el Joyita a 600 millas de su ruta original. No hallaron señal de los pasajeros ni de las balsas salvavidas y se registraron serios daños en uno de los costados del barco. La inspección reveló que el radio había sido sintonizado en la señal de ayuda además de que hallaron varias bolsas con vendajes sangrientos. Ninguno de los pasajeros fue visto de nuevo y se cree que piratas los asesinaron y arrojaron los cadáveres al mar.
lady Lovibond
8. El Lady Lovibond. El Reino Unido tiene una larga lista de historias de barcos fantasmas y una de las más contadas es esta del Lady Lovibond. El capitán de este barco era Simon Peel y en aras de celebrar su reciente matrimonio, decidió embarcarse en el Lady Lovibond con su nueva esposa, haciendo caso omiso a la creencia de que llevar a bordo a una mujer era de mala suerte.  Zarpó en febrero 13 de 1748. Desafortunadamente, el primer oficial también estaba enamorado de la esposa de Peel así que tras varias celebraciones en el barco, la ira y la envidia del hombre fue creciendo a tal grado que intencionalmente estrelló el Lady Lovibond en un banco de arena conocido por causar naufragios. El barco se hundió y todos murieron pero se dice que cada 50 años puede verse flotar alrededor de las aguas de Kent.
Mary Celeste
9. El Mary Celeste. Una de las historias más famosas de barcos que en verdad existieron es la del Mary Celeste, un bergantín que fue hallado abandonado y en ruinas en el Océano Atlántico en 1872. El barco se encontró en buenas condiciones con su velas izadas y abundantes reservas de comida a bordo. No había rastros de la tripulación pero tampoco de las balsas salvavidas. El ataque de piratas fue descartado ya que también había 1,500 barriles intactos de alcohol. Se cree que alguna enfermedad o tormenta pudo haber matado a la tripulación o que las balsas salvavidas en donde partieron se hundieron.
Flying Dutchman
10. El Flying Dutchman. En el folclor marítimo, ningún barco fantasma puede superar la fama del Flying Dutchman, una nave que hasta la fecha ha inspirado historias de horror, cuadros, películas y hasta óperas. El barco se menciona por primera vez en el libro de viajes de George Barrington a finales del siglo XVIII. Se supone que el Flying Dutchman era un navío proveniente de Amsterdam que era capitaneado por un hombre llamado Van der Decken. La expedición apuntaba hacia la India pero se vio envuelta en una tormenta cerca del Cabo Good Hope. El hombre se volvió loco en su aferración a cruzar por lo que mató al primer oficial y juró que cruzaría el Cabo “aunque Dios lo hiciera navegar hasta el Juicio Final“. El barco se hundió en la tormenta y desde entonces quedó condenado a navegar los mares por la eternidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...