marzo 08, 2011

Ötzi, el hombre de hielo

Ötzi en la nueva exposición conmemorativa "Ötzi 20"
Foto procedente del Museo Archeologico dell´Alto Adige


 


Gracias a la multitud de exámenes del tejido y órganos que se practicaron al cuerpo, se pudo descubrir entre otras cosas que  Ötzi probablemente murió desangrado a raíz de una herida de flecha en el torax.  En referencia a esto resulta curioso destacar que la herida estaba cubierta por una especie de musgo, lo cual hizo plantearse si el hombre de hielo tenía conocimientos acerca de las propiedades curativas de las plantas.

iceman_museo2
También se descubrieron una serie de tatuajes en forma de líneas paralelas en su muñeca izquierda, zona lumbar y piernas. Tras someter el cuerpo a distintos exámenes con rayos x, los investigadores difundieron la teoría de que Ötzi quizá sufriera artritis, con lo cual era posible que fueran realizadas para algún tipo de función mágico-curativa.  Estas marcas pueden verse con detalle a través de Iceman Photoscan Project, iniciativa online que permite explorar el cuerpo momificado sin visitar la cámara frigorífica en la que se encuentra en Italia.

Las hipótesis sobre la muerte de Ötzi no han dejado de surgir a medida que pasaban los años. Es obvio que el mayor secreto que el hombre de hielo guarda es precisamente cómo y por qué murió. Asimismo, a pesar de que la teoría de su muerte a manos de varios enemigos es la que mayor aceptación tiene en la comunidad científica, no ocurre lo mismo con la teoría de por qué se encontraba en esa ubicación exacta.  Se barajaba la idea de que fuera un cazador, pastor o incluso pescador, debido principalmente a su vestimenta y los artículos encontrados junto a él, y que habría sido abandonado a su suerte tras un encuentro desafortunado con varios agresores. No obstante, en septiembre de 2010 la revista Antiquity dió una nueva pincelada a la historia. En el artículo que la publicación sacó a la luz, el arqueólogo Alessandro  Vanzetti teorizaba sobre como el cuerpo pudo ser transportado desde un valle cercano para poder ser enterrado. Esta idea se basaba principalmente en la cuidadosa colocación de todos los artefactos encontrados junto al cuerpo como ajuar funerario. El nuevo matiz hacía pensar que quizá Ötzi no fuera un simple cazador, y muchos no podían dejar de preguntarse ¿podría ser  quizá una figura importante en su tiempo?.

Actualmente las investigaciones siguen saliendo a la luz y es hoy, después de 20 años desde que fuera encontrada la momia de Similaun, cuando Alfons y Adrie Kennis tras utilizar la última tecnología forense, imágenes en infrarrojos y tomografías, han logrado recrear con suma exactitud el aspecto real del hombre de hielo.

iceman_museo
Al parecer era un hombre de 45 años,  1,60 metros de altura y 50 kilos de peso, menos corpulento de lo que se pensaba anteriormente. Poseía una larga barba y su rostro resultaba prematuramente envejecido, con rasgos marcados y mejillas totalmente hundidas. El resultado ha sorprendido también por dar un nuevo color a los ojos del individuo, no serían azules como se pensaba en un principio, se trataría de unos ojos marrones con gran viveza.

A partir de esta semana, el público ya puede disfrutar de estas nuevas imágenes en la exposición “Ötzi  20” que el Museo Arqueológico del Sur del Tirol en Bolzano (Italia) ha preparado en conmemoración del hallazgo.

A pesar de que Ötzi sigue planteando grandes dudas sobre su existencia y muerte, lo que sí parece más claro es que hoy por hoy podemos tener una imagen más exacta del hombre de hielo. Quizá debamos esperar 20 años más para conocer nuevos datos sobre este impresionante hallazgo que no deja de sorprender a la comunidad científica.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...